martes, septiembre 30, 2008

Hoy quería escribir algo aprovechando que por fin se ha publicado el artículo sobre Poch, pero el triste suceso de Cocó Ciëlo sigue oscureciéndolo todo desde que me enteré ayer por la mañana. Lo que más me jode -además de la certeza de no volver a verle jamás- es la ruindad de algunos comentaristas anónimos en internet, aprovechando incluso un asesinato para dejar salir sus instintos más bajos. Por no hablar de Diana Valdecantos, la "periodista" de La Razón que escribió esta basura. Por lo menos ella pone su nombre.

Edit: Estoy de acuerdo con el comentario de Carolina Pataleta (hola C!), así que edito y retiro el link al deleznable artículo de La Razón. Si queréis morbo, buscad en google.

domingo, septiembre 28, 2008

RON SEXSMITH
Exit Strategy Of The Soul
V2 / Nuevos Medios
Soul Pop
****

www.ronsexsmith.com

Orgullosamente adulto

Normalmente, en el ámbito del pop, decir que un disco suena adulto es empezar mal. Parece como si ello significara (porque así es, en la mayoría de los casos) que nos hallamos ante una lustrosa fachada sin contenido aprovechable, una ejecución impecable pero plana, absolutamente falta de riesgo o de frescura. Pero no levanten la ceja todavía. Como hizo Cat Power en The Greatest, el noveno disco del canadiense Ron Sexsmith viene a desmentir esta teoría con una excelente colección de canciones que suenan orgullosamente adultas –buenas melodías sin estridencias, perfectamente acabadas, exquisitamente interpretadas-, sin perder interés ni sacrificar el fondo por la forma. A día de hoy, Sexsmith se muestra muchísimo más inspirado que algunos de sus referentes, como Van Morrison o Elvis Costello. Como suele decirse en casos como el suyo, en un mundo ideal todos los seguidores de Crowded House deberían correr a comprar este disco. Es pop adulto, sereno, vulnerable pero esperanzado, reconfortante, luminoso y lleno de vida.

Publicado ayer en el diario Público.

viernes, septiembre 26, 2008

En el magnífico blog Música en la Mochila, César Estabiel está publicando por entregas algunos pedazos de lo que tenía que ser un libro sobre el programa de televisión La Edad de Oro. En un extracto de sus entrevistas con Paloma Chamorro se habla de lo que comentaba dos posts más abajo, pero en negativo. Dice la chica de los pelos fritos: En Madrid, a partir de la segunda mitad de los setenta, las inauguraciones de las exposiciones de arte estaban llenas de músicos y los conciertos llenos de pintores.

jueves, septiembre 25, 2008

Dentro de poco se celebran los MTV Europe Music Awards. No es que le tenga ningún respeto a estos premios, pero es evidente que suponen un escaparate masivo para gente que escucha música y que, en algunos casos, no conoce nada más que lo que sale en las grandes cadenas. Por ello, me parece importante que la gente vote por La Casa Azul. Incluso aquellos que odian su música o sus letras (no es mi caso). La Casa Azul es un grupo de Elefant, es un proyecto verdaderamente independiente que ha logrado traspasar fronteras pero sigue sufriendo ese techo de cristal que parece imposible de superar para los grupos independientes en España. Su participación en la final de Eurovisión fue un primer paso. Los premios europeos de la MTV podría ser el segundo. Votar a La Casa Azul es ayudarnos a todos, es abrir una ventana para la visibilidad de una escena subterránea que podría perfectamente ocupar el mismo lugar de privilegio que ocuparon los grupos españoles de los 80. Amaral, Porta o incluso Pereza pueden merecer un cierto respeto de mi parte, pero estoy seguro de que el único que es fan de Roger Nichols es Guille Milkyway, el único que puede abrir puertas para otra gente que viene de donde viene él es La Casa Azul.
Por eso he votado, y os pido que votéis.

domingo, septiembre 21, 2008

Primero fue el Centremàtic y luego Oliva Trencada en Campanet y luego la Nit de l'Art y luego el festival Petit Comité. Y eso porque al final no he podido ir hoy a ver a Au Ments a Manacor.
La sobredosis de arte esta semana en Mallorca ha hecho que algunos necesitásemos como agua de mayo ver el partido de Rafa Nadal con una cerveza en la mano. El Centremàtic se inauguró con una conferencia de David Toop, exigente pero fascinante para los pocos que aguantamos el tipo (ya le dije a Pedro Trotz que "havia estat dens", a lo que él respondió, certero, con esa pronunciación errónea que ambos odiamos para describir la música de baile - ésa que evitamos en el Centremàtic, la música "dens").

En su conferencia, Toop habló de arte y de sonido, de cómo el mundo del arte está dirigido casi únicamente al sentido de la vista. En las entrevistas previas al festival, me había cansado de insistir -como hago desde hace tiempo- en la triste paradoja de que una ciudad como Palma, con tanta galería de arte, tanto artista y tanta gente que se viste de domingo para salir en la Nit de l'Art, tenga una cultura musical tan pobre. Es difícil de comprender que la gente capaz de admirar el arte más radical, abstracto o avanzado tenga después unos gustos musicales de lo más mediocre, o en el mejor de los casos se quede satisfecha con la simple contemplación de la belleza sin pretender ir nunca más allá, como el que se contenta con colgar una bonita acuarela en la pared de su salón. Que está muy bien, igual que ver jugar a Rafa Nadal, pero también hay otras cosas muy bonitas y enriquecedoras ahí afuera, y debería de haber tiempo y espacio para todo.

viernes, septiembre 12, 2008

Un poco de publicidad vintage.

video

jueves, septiembre 11, 2008

Leo en el periódico que "una reforma de la ley europea del copyright ha propuesto extender la duración del copyright para grabaciones musicales de 50 a 95 años". Hasta ahora, el copyright de los autores expira a los 70 años de la muerte del autor, y el de las grabaciones o los intérpretes (es decir, el de las discográficas, que son quienes realmente poseen el 90% o más de esos derechos) a los 50 años desde la fecha de la grabación. A partir de esa fecha, las obras pasaban al dominio público. Esto supone, obviamente, que muchas grabaciones de los años 50 y 60 están a punto de pasar al dominio público, si no lo han hecho ya.
Ahora la Comisión Europea (esa institución que decide cosas tan importantes a pesar de que nosotros no la votamos directamente) se propone ampliar ese plazo "bajo la justificación de que la esperanza de vida de los artistas “se prolonga más y más allá del medio siglo” que duran el copyright de sus obras".
Puesto que la justificación es la protección del pobre artista y de sus pobres herederos (y no la protección del beneficio de las discográficas, eso no), entonces ¿por qué no propone la Comisión que, a los 50 años de la fecha de la grabación, los derechos de esa grabación pasen a pertenecer íntegramente al intérprete o a sus herederos (durante, pongamos, esos 45 años adicionales de los que se habla)? ¿De verdad que a nadie se le ha ocurrido esto antes?

martes, septiembre 09, 2008

Desde hace años -sobre todo gracias a la lista Fempunk y a la gran experiencia que fue el primer Ladyfest español- me interesa el tema del que trata un libro estupendo que ronda estos días por casa: "La perspectiva de género y la música popular: dos nuevos retos para la musicología" (KRK Ediciones, Colección Alternativas). El libro lo ha escrito Laura Viñuela, y a pesar de algunos pasajes especialmente áridos (está enfocado desde una perspectiva musicológica muy académica), es una lectura por momentos interesantísima y muy bien expuesta.
Para muestra, un botón: comentando el artículo "Rock and sexuality", de Simon Frith y Angela McRobbie, Viñuela disiente con los autores cuando "dan por sentado el carácter liberador de la identidad subcultural para los chicos". Por contra, ella opina que "esta libertad es también aparente. Las subculturas se consideran un fenómeno exclusivamente juvenil, tanto para los chicos como para las chicas, lo que implica que en algún momento deberán abandonar esta etapa rebelde y sentar la cabeza. En este sentido, la libertad masculina lograda gracias al desarrollo de una identidad subcultural subversiva es temporal. Los estereotipos conservadores de la masculinidad no desaparecen, simplemente permanecen latentes".
Vamos, que ellas están mal, sometidas y alienadas, pero por lo menos se dan cuenta.

miércoles, septiembre 03, 2008

Esta mañana, un amigo me ha mandado un correo que sólo decía: Qué bueno es el nuevo disco de Giant Sand!
El disco salió ayer en EE.UU., en España saldrá dentro de un par de semanas, y también pienso que es de lo mejor que ha hecho Howe Gelb en su carrera (que, como todo el mundo debería saber a estas alturas, está repleta de grandes momentos).
Hace unos minutos, Howe me ha mandado esta joya. Vienen de gira en diciembre y en febrero, y ya estoy contando los días para verles en directo al menos seis o siete veces.

martes, septiembre 02, 2008

Un día vino Puter y dijo que había conocido a unos finlandeses locos que vivían en un pueblo del interior. O algo así. Con el tiempo los conocimos, venían de Nueva York y se habían traído consigo a John Tirado (quien, además de liderar The Nash contra viento y marea, ratifica la conexión finlandesa cantando en un disco de Jimi Tenor). Uno de ellos era nada menos que Sami Yaffa, que había sido bajista de Hanoi Rocks. A mí eso me la traía bastante al pairo, pero a los fans de Guns'n'Roses que me rodeaban los tenía fascinados. Encima era un tipo majísimo.
En su periplo mallorquín Sami hizo un montón de amigos y grabó la primera maqueta de Satellites, y luego se fue otra vez a Nueva York. A través de él montamos el lío de que Satellites se fuesen a grabar allí su segundo disco. Luego resultaría que el disco lo grabó un tal Gordon Raphael, que al poco se hizo mundialmente famoso porque produjo los dos primeros discos de los Strokes. Pero me estoy desviando: a través de los años y gracias al bendito correo electrónico seguimos en contacto más o menos irregular con él (y con Mad Juana, el grupo que tiene con su chica), hasta que un día, ¡sorpresa!, me lo encuentro como flamante nuevo bajista de los New York Dolls.
Fundido en negro. Estoy en el backstage de Benicàssim, avanzo por el pasillo de los camerinos y me topo de frente con un personaje elegantemente desaliñado. Nos quedamos un momento parados, pero enseguida reaccionamos:

- "¡Sami, tío!"
- "¡Joan!"
- "¡Cuánto tiempo! ¿Cómo estás?"
- "De puta madre, tío, qué guay encontrarte aquí"
- "Ya te digo. Sabía que venías, claro, pero igualmente mola encontrate así, de sopetón. ¡Oye! ¿Y sabes quién está aquí? ¡Está todo el mundo! Mañana toca The Marzipan Man, pero ya están hoy todos aquí: Jordi, Puter, Joantoni, Sebas..."
- "¡No! Joder, ¡¿dónde están?!"

Estamos aún en ese momento de buenrollismo festivalero -¿cuántos abrazos y promesas de "tenemos que tomarnos algo juntos este fin de semana" se producen al minuto en los backstage de los festivales?-, cuando aparece por el mismo pasillo una figura bajita y sonriente que dice "¡Sami, quillo!". Raimundo Amador viene hacia nosotros, y sigue: "¡Coño, Joan!". Raimundo estuvo con los New York Dolls en Sevilla una semana antes de estar con Howe y conmigo en Córdoba, dos semanas antes de que nos encontrásemos los tres por casualidad en un pasillo del backstage de Benicàssim. Y con la sonrisa puesta me marché de nuevo a seguir con mi curro. Por supuesto, no volví a ver a ninguno de los dos, hasta que subí corriendo al escenario para ver a los Dolls bordando una interpretación soberbia de "Personality Crisis".